El Verdadero Hombre de la Mascara de Hierro.

Dentro de la historia de Francia, el hombre de la máscara de hierro; es una figura fantasmal que existe entre las sombras. Un fantasma que ha rondado durante más de tres siglos,  y que por las abrumadoras pruebas de su existencia; al día de hoy muchos historiadores creen que solo una persona pudiera haber tenido el secreto sobre este personaje.

Anuncios

Introducción.

Dice una leyenda que en el siglo XVII, el Rey Luis XIV de Francia, temía que su hermano gemelo le arrebatara la corona por lo que envió apresarlo, encerrándolo en las cárceles más oscuras del reino y colocándole una máscara de hierro para que nadie lo reconociera, bajo amenaza de muerte; coloco dos mosqueteros de la guardia real con la instrucción de que si hablaba con alguien o se quitaba la máscara le dieran muerte…

500px-La_masque_de_fer

Dentro de la historia de Francia, el hombre de la máscara de hierro; es una figura fantasmal que existe entre las sombras. Un fantasma que ha rondado durante más de tres siglos,  y que por las abrumadoras pruebas de su existencia; al día de hoy muchos historiadores creen que solo una persona pudiera haber tenido el secreto sobre este personaje.

Esta persona seria su carcelero, Bénigne Dauvergne de Saint-Mars. Quien con 24 años se levanta como mosquetero, sin saber que el destino le tiene reservado un papel más importante en la historia.

Obtuvo el mando de la fortaleza de Pinerolo. Al volverse gobernador de distintas cárceles, llevo a este personaje (el hombre de la máscara de hierro) con él, de cárcel a cárcel durante más de treinta años.

La anotación inicial sobre este personaje (el hombre de la máscara de hierro), creo que debe ser su muerte. El Lunes 19 de noviembre de 1703 en la Bastilla, al final de una larga cautividad, muere un prisionero cuyo nombre y motivo de encarcelamiento nadie conocía. Fue enterrado al día siguiente en el cementerio de St. Paul con el nombre de “Marchiali”, aunque otras fuentes indican los nombres de Marchioly o Marchialy, haciendo ver que con el nombre también se tergiverso su edad.

Sobre esta base, la historia se ha ampliado considerablemente, la leyenda ha añadido detalles de la fuerza y la política se ha apoderado de ella, el hombre con la máscara de hierro se convirtió, bajo la pluma de Voltaire, en un símbolo del absolutismo monárquico. Según varias fuentes, incluso sería un invento total de este escritor para desacreditar a la monarquía absoluta, aunque debemos tener de conocimiento que en realidad, ocultar con un “LOBO” en la cabeza a un solo prisionero que sostiene secretos de estado o se considera perjudicial para la corona, era una práctica común en esos tiempos.

Nota: solo en “el asunto de los Venenos” fueron encarcelados más de 60 personajes de la nobleza francesa (muchos de ellos aislados y encapuchados con “LOBOS”) y fueron decapitados o ahorcados muchos vendedores de veneno bajo acusaciones de conspiración, asesinato o brujería.

Antecedentes:

Durante el siglo XVII Francia comienza a destacarse y rivalizar con las dos naciones que pelean por el mundo, España e Inglaterra. Aunque dentro del reino, el asunto de los venenos tenia a toda Francia nerviosa, por lo que es en ese periodo de tiempo que salen a los escenarios varios personajes que quedarán en la historia, algunos como paladines de la justicia, otros como villanos opresores y algunos más como simples marionetas que con mentalidad propia se mueven a los intereses de los de arriba y saciando sus propios intereses.

Hablamos de Luis XIV, Luis XIII, Ana de Austria, Bénigne Dauvergne de Saint-Mars, Voltaire, Charles de Batz-Castelmore D’Artagnan y por supuesto, el principal de este escrito: EL HOMBRE DE LA MASCARA DE HIERRO. 

De igual modo es en este periodo que surge unos de los que se ha pensado seria el personaje principal de esta historia: Eustache Dauger de Cavoye, miembro de una prominente familia de la nobleza. Cavoye fue desheredado por su familia tras haber celebrado Viernes Santo con una misa negra. En consecuencia, Cavoye abrió un lucrativo negocio de venta de veneno y afrodisíacos, desapareciendo misteriosamente tras el cierre de la investigación del asunto de los venenos por orden de Luis XIV, llegando a sospecharse también que Cavoye pudo haber sido el hombre de la máscara de hierro, si bien actualmente se sabe que en realidad fue encerrado en 1679 en la prisión de Saint-Lazare por orden de su familia.

Descubrimientos:

En 2015, Los Archivos Nacionales de Francia pusieron los datos oficiales en sus sitios web de un descubrimiento muy importante: los inventarios del carcelero de la Bastilla, sus bienes y  los papeles del manejo de los ingresos por la estadía del hombre de la máscara de hierro (uno realizado en la Bastilla en 1708, el otro lo hace en la fortaleza de la isla de Sainte-Marguerite en 1691, acerca del prisionero enmascarado). Estos documentos (64 y 68 páginas de un total de 800 legajos), que se habían solicitado sin éxito durante más de un siglo por historiadores y escritores y que se creían perdidos, fueron descubiertos a principios de 2015 entre los 100 millones de documentos, legajos, minutas y ordenes que se habían centralizados en el Minutier (El minutier central de los notarios de París, es uno de los departamentos del Archivo Nacional Francés. Mantiene las minutas de notarios que ejercen en París -en los municipios anteriores correspondientes a la capital en 1860-, entre el final del S. xv y principios del xx).

Parte de los 800 documentos en posesión del carcelero Saint-Mars que fueron analizados por los notarios, se refirieren entre otros, a los actos aprobados en Pignerol, Exilles y Cannes (por la ciudadela de las islas Lérins), así como a un tercero inventario casi a la muerte de Saints-Mars.

Con estos documentos, se confirma la notoria avaricia del carcelero Saint-Mars, así como las desviaciones de dinero, según los documentos; operadas sobre el dinero que la corona enviaba para el sostenimiento del hombre con la máscara de hierro (cuya celda era miserable), mientras que su fortuna, que había sido estimada sin pruebas en 2 millones de francos, cuando el reportaba que era de 300,000  solamente.

descarga

Reporte de la Bastilla:

Para mantenerse fiel a los hechos, el 19 de noviembre de 1703, murió en la prisión de la Bastilla así mencionado en el registro de tuerca de prisión, en poder del teniente Étienne du Junca:

“A partir de ese día, lunes 19 noviembre, 1703, este prisionero desconocido siempre enmascarado con una máscara de terciopelo negro, que el señor de Saint-Mars, gobernador, le había llevado con el procedentes de las islas Sainte-Marguerite, él es vigilado por mucho tiempo, que se encuentra un poco mal saliendo de misa, murió el día de hoy a las diez horas […] y el prisionero desconocido que se mantuvo durante tanto tiempo fue enterrado el martes a las cuatro de la tarde, 20 de noviembre en el cementerio Saint-Paul, nuestra parroquia; en el registro de muertos se le dio un nombre tan desconocido como M. de Rosarges, mayor, y M. Reil, cirujano, que firmó en el registro.  Con esta adición en el margen: ” Desde entonces, me enteré de que fue nombrado en el registro de M. de Marchiel, que pagó 40 francos de entierro”.

L'homme_au_masque_de_fer,_acte_d'écrou,_1698

El registro parroquial de Saint-Paul menciona: “El 20 de noviembre, Marchioly [o Marchialy], de unos cuarenta y cinco años, murió en la Bastilla, y el cuerpo fue enterrado en el cementerio de la parroquia de Saint-Paul, el 20 del presente, en presencia de M. Rosage, mayor de la Bastilla y M. Reghle cirujano mayor de la Bastilla que firmó”.  El acto fue firmado por el RP Gilles Le Sourd, doctor en Sorbonne, párroco de Saint-Paul. El mayordomo de la iglesia parroquial de Saint-Paul en esta fecha es Pierre Dijou, arquero de la guardia a pie de la ciudad de París.

Es curioso que el carcelero que registró este hecho en su diario carcelario, como hemos leído, escribe mascara de terciopelo y no de hierro, además no fue encarcelado directamente en la Bastilla sino que fue trasladado del presidio de Santa Margarita que se encontraba en dicha isla cerca de Cannes.

Como podemos observar este hecho hace aumentar las preguntas que nos hacemos sobre este personaje.

Voltaire y la historia contada en la Bastilla:

Revisando, la primera alusión que se hace a este personaje (nombrado ya como EL HOMBRE DE LA MASCARA DE HIERRO) lo hace el abogado, escritor, historiador y filósofo francés, Voltaire, que estuvo preso en 1717 por escribir una sátira contra el Duque de Orleans y su hija.

VOLTAIRE

Cuando escribe “El siglo de Luis XIV”(1751), ahí explica como otros presos le contaron la fascinante historia de un preso misterioso que llevaba una máscara de hierro con una articulación en la boca para que pudiera comer sin quitársela ya que existían ordenes de ejecutarlo en el momento de que su rostro estuviera libre y expuesto a todos.

Nota: también hay que hacer notar que la historia debió ser exagerada y con datos agregados en la narrativa de boca en boca por los presos y que para cuando Voltaire estuvo preso, ya habían pasado 14 años de la muerte de este preso y 9 de la muerte del carcelero Saint-Mars).

Saint-Mars, que fue primero alcalde de Pignerol (castillo situado en los Alpes) fue designado alcaide de la Bastilla y se desplazó a este desde la penitenciaria de la Isla Santa Margarita trasladando con él al preso a su nuevo destino; tal personaje que además de “vestir muy bien se le daba la mejor comida y tocaba la guitarra”, o eso es lo que le contaron a Voltaire.

No obstante al no haber ninguna referencia a este hombre en documento oficial ya que estos presos políticos no eran registrados ni se llevaba anotación de su existencia entre la población de las cárceles, aparte que la Bastilla fue destruida por completo, solo podemos hacer alusión al diario carcelario antes descrito que sí ha llegado a nuestros días, pero que tampoco aclara mucho.

Seguimiento:

Primera mención real: El 4 de septiembre de 1687, En el reinado de Luis XIV, escrito a mano un boletín jansenista (boletín político religioso escrito por los obispos seguidores de la religión Jansenista, creada por Cornelio Jansenio, y altamente aceptada durante la mayor parte del reinado de Luis XIV.), que se lee en el manto, informó a sus lectores que un oficial, el señor de Saint-Mars, llevó “por orden del rey” un prisionero de estado al Fuerte la Isla Santa Margarita, en la Provenza. “Nadie sabe quién es él; está prohibido decir su nombre y orden para matarlo si lo hubiera pronunciado; fue encerrado en una silla de manos con una máscara de acero en la cara”, y todo lo que podíamos aprender de Saint-Mars fue que “el prisionero había sido durante muchos años en Pignerol, y la persona que el público cree muerto, no lo está. “

Posteriormente, el 29 de septiembre de 1698, otra gaceta anunció que “el señor de Saint-Mars, que era gobernador de las islas de Saint-Honorat y Sainte-Marguerite, llegó aquí hace unos días para tomar posesión del gobierno del Bastilla, de la que ha sido provisto por Su Majestad. “

El 3 de octubre, el mismo boletín agregó que “el señor de Saint-Mars tomó posesión del gobierno de la Bastilla, donde metió a un prisionero de estado con él, y dejó otro a Pierre-en-Cise, pasando a Lyon.”

Nota: en estos boletines se hace mención del prisionero mas no se especifica quien es o cuánto tiempo tiene preso.

El Gobernador de la Bastilla:

St-mars

Bénigne Dauvergne, con 24 años de edad en 1650 obtuvo un lugar de mosquetero en la primera compañía de Mosqueteros de la Guardia, donde añadió a su nombre el nombre de guerra, como era costumbre, de Saint-Mars.

Es nombrado brigadier a los 34 años y sargento a los 38 años. En diciembre de 1664, por recomendación de su capitán, Charles de Batz-Castelmore D’Artagnan (el verdadero D’Artagnan),    con quien había participado en el arresto de Nicholas Fouquet (uno más de los que se cree era el prisionero de la máscara de hierro), obtuvo el mando de la torre de Pignerol. Con el tiempo, es el gobernador de varias prisiones importantes: Pignerol, desde enero de 1665 hasta el 25 de abril de 1681; Exilles, desde mayo de 1681 hasta el 13 de enero de 1687; Las islas de Sainte-Marguerite y Saint-Honorat de Lérins, en el Golfo de Cannes, desde el 30 de abril de 1687 hasta el 8 de abril de 1698; La Bastilla en París desde el 18 de septiembre de 1698 a su muerte en 1709.

Pero si seguimos la vida de Saint-Mars podemos observar que en algún momento de 1665, le llega una carta de parte del ministro Louvois (su jefe y con quien mantenía correspondencia continua) ordenándole que a Pignerol llegará un cautivo especial llamado Eustache Dauger para confinarlo en una celda con varias puertas superpuestas, para que no se pudiera oír nada desde el exterior, qué una vez al día se reuniría con él para que este le solicite lo que necesite y si dice algo más ejecutarlo de inmediato. El detalle es que en la carta se observa dos tipos de letra:

1º- Toda la redacción de la carta.

2º- El nombre del reo.

Lo que da a entender que el nombre solo lo sabrían muy pocas personas, ya que se cree que la carta fue redactada por el secretario del ministro dejando el espacio en blanco para que Louvis escribiera el nombre del reo.

Este Saint-Mars, es verdad que tiene varios traslados y curiosamente en los presidios que administró siempre le acompañó un preso que nunca fue registrado pero que todos sabían de su presencia.

Los nombres detrás la máscara.

A lo largo de la historia, este personaje ha sido encarnado por varios nombres:

Paul Sonnino, profesor de historia en la Universidad de California, pasó más de tres décadas investigando archivos, registros oficiales y abundante correspondencia de la época, aventuró en su libro “The Search for the Man in the Iron Mask” (2016), (“La búsqueda del Hombre de la Máscara de Hierro”), dos novedosas teorías: en primer lugar, la máscara que habría usado el prisionero habría sido de terciopelo negro, y no de hierro. Y, en segundo lugar, la verdadera identidad de este personaje sería la de Eustache Dauger (aunque como se anota arriba, este personaje no puede ser, quedando aclarada su participación en el asunto de los venenos), ayudante de cámara del Cardenal Julio Mazarino, un hábil diplomático y político italiano que llegó a la corte francesa recomendado por el famoso cardenal Richelieu y que, tras la muerte de Luis XIII, gobernó Francia bajo la regencia de Ana de Austria en nombre del joven rey Luis XIV, quien heredó el trono con tan sólo 5 años.

descarga (1)

Nota: El problema con la teoría de que De Cavoye es el mismo Eustache Dauger como el hombre dijo que era castigado con la máscara de hierro, es que él de Cavoye estaba detenido en la prisión de Saint-Lazare, mientras que el Hombre de la Máscara de Hierro estaba en Pignerol.

Charles de Batz-Castelmore D’Artagnan.

 

 

Mosquetero real que murió en el sitio de Maastricht el 25 de junio de 1673; Para el historiador inglés Roger McDonald “La máscara de hierro, La verdadera historia de D’Artagnan y Los tres mosqueteros”, (2006), la máscara de hierro sería el mosquetero D’Artagnan. Herido en Maastricht en 1673, habría sido enviado a la prisión de Pignerol, donde la máscara lo habría ocultado a los ojos de los mosqueteros que lo vigilaban. La prueba, según McDonald, sería el libro Mémoires de M. D’Artagnan, escrito por Gatien de Courtilz de Sandras (1644-1712), quien pasó 9 años en la Bastilla entre 1702 y 1711 coincidiendo con D’Artagnan. McDonald cree que la fuente de Courtilz fue el propio mosquetero.

Antonio Mattioli.

 

Ministro de Carlos IV, que hizo tratos con Luis XIV para que obtuviera la fortaleza de Casale Monferrato, que era de Carlos IV. Pero después de recibir lo convenido revelo el trato secreto y fue detenido por el monarca francés.

James Scott de Momouth.

Se sublevó contra su tío Jacobo II, en Inglaterra, para obtener el trono ya que a la muerte de Carlos II este se proclamó rey. James era hijo ilegitimo de Carlos y su gran popularidad de buen comandante hizo el resto, pero fue derrotado y apresado, y aunque oficialmente fue ejecutado, pero según se cuenta no había retratos de este y fue exhumado su cadáver, cosida su cabeza al tronco y recostado en un lecho para pintarlo y demostrar su muerte y así evitar el rumor que existía de que Jacobo había enviado a James a Francia para que Luis XIV lo encerrara en alguna remota cárcel hasta su muerte. Pero es que ya existían dos cuadros anteriores.

Vivien de Bulonde.

muske1890

En 1890 llegaron a manos de Louis Gendron, un historiador militar francés, algunas cartas codificadas que pasó a Etienne Bazeries, del departamento de criptografía del ejército francés. Después de tres años, Bazeries pudo leer algunos de los mensajes en el Gran Código de Luis XIV. Uno de ellos se refería a un prisionero a quien identificaba como el general Vivien de Bulonde. Una de las cartas escritas por François de Louvois hacía referencia específica al crimen de Bulonde:

En el sitio de Cuneo, de Bulonde estaba preocupado por la llegada de tropas enemigas desde Austria y ordenó una apresurada retirada, dejando tras de sí sus municiones y hombres heridos. Luis XIV estaba furioso, y en otra de las cartas ordenó específicamente que a de Bulonde “se lo conduzca a la fortaleza de Pignerol, donde debe ser encerrado en una celda y custodiado en la noche, y se le permitirá caminar por las almenas durante el día con una máscara puesta”. Las fechas de las cartas se ajustan a las fechas de los registros originales sobre el hombre de la máscara de hierro.

Jean-Baptiste Poquelin, llamado Moliere.

200px-Molière_-_Nicolas_Mignard_(1658).jpg

Era un dramaturgo francés que “murió” en el escenario, pero cuentan que fue encerrado secretamente por el rey al no gustarle las obras que este escribía y representaba ya que se mofaba de la vida en la corte.

El hermano gemelo de Luis XIV.

Todos conocemos esta historia y que Alejandro Dumas extendería con su novela “El vizconde de Bragelone”, siendo el más escenificado de todos y conocido. Pues la reina habría tenido dos hijos y que para no dividir el reino uno fue ocultado de por vida. No obstante esto no se podría haber ocultado por mucho tiempo ya que el nacimiento de un príncipe era un evento nacional y por los aposentos reales desfilaban una gran cantidad de gente.

La Conspiración real, resulta que la reina, Ana de Austria,  no habría consumado el matrimonio con Luis XIII, y para que la corona no cayera en manos de Gastón de Orleans, se ingeniaron una estrategia: “La reina debía intimar con un candidato previamente elegido y consentido por el rey para que engendrara un heredero”.

Richelieu se encargó de todo y cuando el plan se llevó a cabo, el Duque de Beaufort, murió en manos de los turcos, que lo apresaron y decapitaron. No obstante se piensa que fue el propio Luis XIV quien lo apresó ya que en 1666, año de la muerte de la reina, esta le confeso todo.

El preso anónimo.

Esta hipótesis se basa en los envenenamientos llamados L’affaire des venenos (el asunto de los venenos), un hecho histórico donde fueron detenidos varios personajes por la muertes producidas a causa de unos venenos aplicados. Este preso que no se le conoce el nombre estaría sentenciado de por vida a la cárcel y vagaría de una a otra hasta su muerte. La Máscara sería la bolsa negra que se utilizaba para el traslado de los presos para que supieran donde estaban o donde los trasladaban.

Conclusiones.

Después de estudiar sobre este capítulo de Francia, he llegado a la conclusión que solo existen dos teorías, la primera es la historia llegada a nosotros a través de los escritores Voltaire y A. Dumas.

Masque_de_fer_a_la_Bastille_46_maxx

La teoría que habla del hermano de Luis XIV, apegándonos un poco a la historia contada por Alexandre Dumas y por Voltaire, sí puede entrar la máscara de hierro en el personaje lo que sería más factible ya que al no poder matarlo; el rey tendría que esconderlo y este sería un método infalible para ello, pero el contra en la teoría es que no es posible ya que en esos tiempos el nacimiento de un príncipe era una noticia nacional, y la madre no era dejada sola en ningún momento por una corte de personas ni antes ni después del parto así que no se podría ocultar el gemelo del príncipe naciente…

Creo que puedo decir que dentro de la historia escrita por Dumas y por Voltaire, hay “libertad artística” ya que colocaron improvisaciones, escritos de Letra libre, así como añadidos dramáticos a la historia del preso verdadero; porque si Voltaire, que fue recluido en la prisión de la Bastilla por una “lettre de cachet” cuando ya habían pasado 14 años de la muerte de “EL HOMBRE DE LA MASCARA”, aparte que escribió la historia más de 30 años después de que se la contaron, es difícil pensar en la exactitud de los datos en su memoria, o creer que esa era la verdad estando él en contra del sistema del reinado de Luis XIV.

Dumas que escribió sobre el hecho entre 141 y 144 años después de muerto el hombre de la máscara de hierro y 96 después de los escritos de Voltaire (en el supuesto que el primero se basara en la historia contada por este ultimo); solo puedo decir esto:

La imaginación rebaso a la realidad en este asunto, y quedaron para la posteridad cuatro obras maravillosas escritas por dos de los más grandes autores Franceses.

En la otra teoría, la de la historia real, solo puedo hacer una pregunta inicial y una final:

Era un “criminal?”

La respuesta es y cuyos delitos no eran desconocidos, eran “crímenes contra la corona”, y estaba encerrado por el sistema mismo del estado.

El reinado de Luis XIV, en su obsesión por el secretismo, aunado a el poder dado por las famosas lettre de cachet, ordenaban enmascarar a los prisioneros “de estado o políticos” (o a todo aquel que perdiera la gracia del Rey o de alguno de sus colaboradores más cercanos que pudiera conseguir del Rey este documento) en público para que su identidad fuera totalmente desconocida; así que tal vez este prisionero, que entre rumores llego a nuestro tiempo como un fantasma, solo fue alguien que se perdió en el sistema como tantos otros en ese periodo de tiempo dentro de la historia de la Francia de Luis XIV.

A nota final, puedo decir que el personaje que ha llegado a nosotros como “el hombre de la máscara de hierro”, si existió en su tiempo, pero no como ha llegado a nosotros, ya que se ha encontrado testimonio de estos presos que eran tapados de la cabeza  para que nadie los viera, pero no con una máscara de hierro como nos ha llegado la historia, los cuentos de los presos en la Bastilla contadas a Voltaire, fueron exageradas ya que ciertos Lobos, tenían marcos de metal en los ojos  y contaban con pequeños pedazos de metal para que la máscara no se soltara, pero solamente era una máscara de terciopelo negro y no una máscara de metal como tal.

En todo el entramado, es difícil encontrar quien realmente fue el preso que  Bénigne Dauvergne de Saint-Mars cuidaba tan celosamente al grado de llevarlo con él por más de 30 años por las distintas prisiones en las que gobernó, o si en realidad era el mismo preso que entro por primera vez a Pignerol.

Lo que si se sabe es que le redituaba a Saint-Mars dinero que la corona enviaba mes a mes, por lo que debio ser un personaje importante “perdido” en el sistema, por cometer un delito contra el Rey, o haber perdido la gracia de la luz del Rey Sol.

Nota Final: Después de cada traslado lo mismo que después de su muerte, según los informes, todos sus muebles y ropa fueron destruidos, las paredes de sus celdas raspadas y encaladas, y todo lo que el hombre había poseído se derritió. Así que al final, quién era realmente, si realmente era culpable de un crimen legítimo, o incluso si realmente se lo obligó a usar una máscara de hierro todo el tiempo, nunca se sabrá. Es posible que solo fuera un ciudadano común, quien enojó al rey, pero no lo suficiente como para matarlo. Esta pobre alma nunca podría haber imaginado que su triste vida de cautiverio algún día se convertiría en una epopeya de intriga, y que su memoria (aunque anónima) sobreviviría hasta hoy. 

USTED SAQUE SUS PROPIAS CONCLUSIONES.

giordanobrunobw2.jpg

Trabajo creado el 17 de Septiembre de 2014.

Gracias por leer esta publicacion, si te ha gustado o parecido interesante, házmelo saber colocando un like y un comentario para saber tu opinión, te garantizo que tratare de contestar a la brevedad posible, y en caso que no te haya gustado, también házmelo saber para mejorar en el blog, te envió un abrazo y agradezco la atención que has dado al presente. Tu amigo Danshaggy.

:icondanshaggy:

 

 

BIBLIOGRAFIA.

Madeleine Tiollais, máscara de hierro, la investigación del prisionero cuyo nombre no dice , Seguimiento Edición 2003.

Minutier central de los Archivos Nacionales: escritura del 13 de julio de 1691, por Bénigne Dauvergne como guardián de sus dos hijos menores.

Constantino Renneville, “Memorias de un preso de la Bastilla,” Ediciones Raymond Castells, agosto de 1998.

Bernard Barbiche, Les Institutions de la monarchie française à l’époque moderne, Paris, 2001;

Michel Foucault, Surveiller et punir, Gallimard, Paris, 1975;

Jean Meyer, La Noblesse bretonne au XVIIIe siècle, Paris, 1966;

Claude Quétel, De par le Roy. Essai sur les lettres de cachet, Toulouse, 1982;

Jean-Luc Dauphin, “Benigno Dauvergne dijo Saint-Mars, o el padre real de la máscara de hierro” villeneuviennes Estudios , n o  33, 2005.

Dujonca, periódico secreto de la Bastilla.

Émile Burgaud y comandante Bazeries, The Iron Mask, revelación de la correspondencia cuantificada de Luis XIV, estudio apoyado por documentos inéditos de los archivos del depósito de la guerra , París, Firmin Didot, 1893.

Frantz Funck-Brentano , El hombre de la máscara de terciopelo negro, The Iron Mask , París, 1894.

https://www.herodote.net/19_novembre_1703-evenement-17031119.php

https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k56240393.r=Le+masque+de+fer+Voltaire.langFR

Jean-Christian Petitfils ” rumor y secreto de estado. La leyenda de la máscara de hierro “, Historia, n o  236, Octubre de 1999, p.  88

¿Quién era la máscara de hierro?  [ archivo ] por Émile Laloy publicado en el Mercure de France del 15 de agosto de 1932.

Jean-Étienne Riga, The Iron Mask: una sombra del reinado del Rey Sol, Alleur, Marabout, coll.  “Historia y misterios”,1996.

3 comentarios en “El Verdadero Hombre de la Mascara de Hierro.”

  1. Excelente artículo, sobre un polémico y enigmático tema, producto de un gran trabajo de investigación, avalado por referencias confiables, muy bien documentado y con mucha rigurosidad histórica, expresando de manera clara y objetiva todas las versiones para que cada quién pueda sacar sus propias conclusiones.
    Gracias Maestro Garmín.
    Namasté.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s