Para la eternidad; Poema II

Con la punta de mis dedos, escribo poemas ardientes

Que en la piel de tu cuerpo, sin palabras quedan grabados

Mientras con mis labios, pruebo la dulce sal de tu piel.

Anuncios

He soñado con tu cuerpo, mujer de blanca piel.

Debajo de la niebla de mi sabana,

Recorro las colinas y los valles de tu cuerpo.

 

Con la punta de mis dedos, escribo poemas ardientes

Que en la piel de tu cuerpo, sin palabras quedan grabados

Mientras con mis labios, pruebo la dulce sal de tu piel.

images (10) 

Tus manos como ganchos me atrapan en el éxtasis

Mientras en tu valle pruebo la fuente de tu manantial de amor

Que el fuego de nuestro amor derrite las nieves del mundo

Mientras en tus labios escucho un canto celestial de clímax

 

Cuerpos ardiendo, envueltos de sudor del placer,

Y este, no apaga el fuego, entre los vientos de nuestra respiración

Que anuncian la tormenta del éxtasis, y después de ella

Quedamos envueltos uno en el otro en la calma del cielo,

images (11) 

En la paz del amor, en sublime relajación,

Donde con nuestros dedos

Escribimos poemas de amor en la piel del otro

Poemas de amor que se graban para la eternidad.

para mi amor… 1989.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s